Navegando entre dinero

Navegando entre dinero

Lavarse las manos antes de comer y después de ir al baño. Termina aquí la cosa? Hablemos del Dinero.

En esta ocasión hablaremos de un un tercer caso del que es necesario concienciarse: El Dinero. Los billetes y las monedas son fómites* que se intercambian por bienes y servicios. Pasan por las manos de personas de diferente salud y estándares higiénicos. Además, mientras no los usamos permanecen en una variedad de ambientes y condiciones higiénicas.

* Wikipedia: Un fómite es cualquier objeto carente de vida o sustancia que si se contamina con algún patógeno viable, tal como bacterias, virus, hongos o parásitos;​ es capaz de transferir a este patógeno de un individuo a otro.

Como la Definición de fómite indica,  el dinero físico ofrece una superficie que pueden aprovechar todo tipo de microorganismos (infecciosos o no). Precisamente, los billetes son considerados vectores de transmisión de microorganismos patógenos. Podemos imaginarnos los billetes como un crucero constantemente en marcha, soltando y sobre todo recogiendo pasajeros (microorganismos) allá donde pasa.

En el caso de los billetes, se ha demostrado que la edad y el material de fabricación son variables muy correlacionadas a la cantidad de microorganismos que albergan.

Edad

El número de pliegues en los billetes puede utilizarse para estimar los años que llevan en circulación (en caso de que la información no se pueda obtener con el número de serie). Así pues, cada pliegue en un billete equivale aproximadamente a un año en circulación. Por lo que refiere a microorganismos, éstos aumentan su población por un orden de magnitud (10 veces) cada 2-3 años. A nivel de abundancia de ADN, el grupo mayoritario que se detecta es el de los eucariotas (hongos, parásitos metazoos, células de descamación de personas y perros…), seguido por las bacterias, virus, y arqueas respectivamente.

eukarya bacteria virus archaea grupos abundantes en el dinero y concentracion de bacterias cultivables por unidad de superficie en los billetes al largo de los años. Eloi Parlade

Material

Los billetes elaborados usando algodón tienen tendencia a albergar mas microorganismos que aquellos hechos con polímeros. Básicamente, las micro-fibras del algodón son absorbentes y proporcionan mas superficie donde los microorganismos pueden depositarse. Por otro lado, aun que los billetes hechos a base de polímeros tengan una superficie mas lisa, son también mas resistentes al paso del tiempo y terminan circulando mas años, probablemente acumulando mayor numero de microorganismos.

Un estudio reciente ha demostrado la capacidad de los billetes basados en algodón para retener las bacterias hasta después de 30 lavados sucesivos (ver figura siguiente). El mismo trabajo demuestra otro hecho interesante, y es que los metales como el cobre, aluminio o níquel de las monedas tienen propiedades que inhiben el crecimiento de algunos patógenos como Staphylococcus aureus.

numero de lavados como afecta la concentracion de bacterias cultivables de los billetes segun si son de algodón o polímero. Se acompaña de imagen de microscopía TEM

Hasta dónde hay que preocuparse?

Aunque la mayoria de microorganismos no son patógenos, se ha aislado una gran diversidad de ellos a la par que parásitos de los billetes. Los 5 mas frecuentes son Escherichia coli, Bacillus sp, Staphylococcus aureus, estafilococos coagulasa negativos y Salmonella. La lista continua para los interesados. Afortunadamente, aunque los patógenos se encuentren en los billetes, el cultivo de estos es normalmente posible solo después de un enriquecimiento, por lo que de entrada no suponen una grave amenaza de cara a la salud humana. No hay que olvidar nunca que estarán allí esperando una oportunidad!

Prevención y recomendaciones

Las medidas recomendadas en ambientes donde se manipulen alimentos son las que ya hacen públicas la mayoría de gobiernos:

  • La comida y el dinero deberían ser manipulados por distintos trabajadores.
  • Alternativamente, se recomienda utilizar una mano para manipular el dinero y la otra (con guante) para la comida.
  • En el caso que no puedna cumplirse estas recomendaciones, es necesario lavarse las manos después de cada transacción.

 

Más información, datos y imágenes de microscopia:

Filthy lucre: A metagenomic pilot study of microbes found on circulating currency in New York City (2017). Maritz JM, Sullivan SA, Prill RJ, Aksoy E, Scheid P, Carlton JM.

Dirty Money: A Matter of Bacterial Survival, Adherence, and Toxicity (2016). Vriesekoop F, Chen J, Oldaker J, Besnard F, Smith R, Leversha W, Smith-Arnold C, Worrall J, Rufray E, Yuan Q, Liang H, Scannell A and Russel C.

Paper money and coins as potential vectors of transmissible disease (2014). Angelakis E, Azhar EI, Bibi F, Yasir M, Al-Ghamdi AK, Ashshi AM, Elshemi AG, Raoult D.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *