Hasta dónde estarías dispuesto a llegar por ciencia?

Hasta dónde estarías dispuesto a llegar por ciencia?

Micromártires (1)

Seguro que muchos de vosotros conocéis a alguien a quien el médico le ha dicho que tiene una bacteria en el estómago que le produce acidez, ardores… esta bacteria es Helicobacter pylori.

Primero, cuatro apuntes sobre Helicobacter pylori:

By Y tambe (Y tambe’s file) [GFDL (http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html) or CC-BY-SA-3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0/)], via Wikimedia Commons

  • Es una bacteria gramnegativa microaerófila* con forma de bacilo helicoidal.
  • Aproximadamente dos terceras partes de la población mundial tiene esta bacteria en el tracto gastrointestinal, però el 70% de las infecciones son asintomáticas. Esto significa que no notamos que la tenemos.
  • A veces, por varios motivos (p.ej. si nos cambia la microbiota intestinal o nos bajan las defensas) la bacteria puede reproducirse más y causar infecciones más notables.
  • Con un cóctel de antibióticos se puede eliminar, pero sin tratamiento acaba produciendo úlceras pépticas (en el duodeno y en el estómago) y estas úlceras no tratadas pueden acabar desarrollando un cáncer de estómago.
  • Lo más importante es ir al médico y tomarse los antibióticos de forma correcta, finalizando el tratamiento como toca para que la bacteria no pueda crear resistencias, ya que esta bacteria ya es resistente a algunos antibióticos y hoy en día sólo se puede eliminar tomando más de un antibiótico a la vez.

*Los microorganismos microaerófilos son aerobios, pero requieren concentraciones de oxígeno más bajas de lo normal.

Quién descubrió qué producía Helicobacter pylori…

Pero si hoy hablamos de Helicobacter pylori no es por hablar de la bacteria, sino de los descubridores de que era el agente causal de estas úlceras y, con este artículo, inauguramos la sección de “Micromártires”: Microbiólogos que se han sacrificado para demostrar sus teorías sobre agentes infecciosos.

Los protagonistas de la historia son Barry Marshall y J. Robin Warren. Su descubrimiento les hizo ganar, nada más ni nada menos que el Premio Nobel de Medicina en el año 2005.

…y cómo?

Estos investigadores se dieron cuenta de que solamente la gente que tenía esta bacteria en su estómago sufría de úlceras, pero no eran capaces de demostrarlo. Como ya hemos dicho, es una bacteria muy común y que en muchos casos no se llega a desarrollar ningún síntoma. Esto dificultaba encontrar una relación entre enfermedad y bacteria. Todo el mundo podía contagiarse. No había relación entre los datos de pacientes con gastritis en cuanto a comida, medicación, estilo de vida… Lo que sí consiguieron fue cultivarla en el laboratorio. Así que, con la bacteria aislada, Marshall tomó una decisión sacrificada: decidió tragarse un cultivo de Helicobacter pylori. Como resultado, al cabo de una semana empezó a notar los primeros síntomas. Con una biopsia confirmaron que tenía la bacteria en el estómago.

Finalmente la historia terminó bien. Las úlceras no son una enfermedad mortal, así que pudo curarse. De hecho, hasta el momento se creía que era una enfermedad psicosomática causada por el estrés o la ansiedad. Por eso se trataba simplemente con neutralizadores de acidez, pero reaparecían al dejar los medicamentos. Marshall y Warren desarrollaron un tratamiento a base de antibióticos y demostraron el éxito en el propio Marshall. Quizás parece que Marshall fue más valiente que su compañero, Warren, pero éste no fue su acompañante “mártir” porque ya sufría de úlceras gástricas. No sabemos si también se hubiese sacrificado por la ciencia.

Referencias:

M. Piqueras, (2007), «Microbiology: a dangerous profession?«. Int Microbiol, 10:217-226.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *