Las colonias del futuro

Dirección Marte!

Los últimos años se ha hablado mucho de la colonización de Marte y todas las dificultades que conlleva. En muchas de las soluciones propuestas intervienen los microorganismos, y especialmente, las microalgas!

Y podéis pensar… que las hace tan atractivas?

A nivel general se puede destacar:

  • Acumulan muchos compuestos de reserva en comparación con cultivos tradicionales .
  • Recuperan el fósforo y nitrógeno de aguas residuales.
  • Producen oxígeno y consumen dióxido de carbono a través de la fotosíntesis.
  • Tienen capacidad para ser cultivadas en zonas donde la agricultura convencional no puede sobrevivir.
  • Suministran nutrientes a las bacterias degradadores de materia orgánica.

Probablemente os suenen por microalgas los extractos de Chlorella como suplementos alimenticios, pero en este caso nos referimos a cultivos vivos! Cuando nos referimos a microalgas incluimos tanto las que son eucariotas como procariotas:


Pero volvamos a la colonización de un planeta como Marte … qué necesidades básicas en el espacio y Marte se pueden resolver con microalgas?

  1. Obtención de alimentos: Aunque la dieta debe ser variada, la biomasa proveniente de microalgas puede servir como alimento para personas. Esta biomasa es rica en aceites que aparte de nutrir ayudan a mitigar los afectos de la microgravedad y radiación cósmica durante el trayecto por el espacio.
  2. Producción de oxígeno: Nada es más esencial para sobrevivir que el oxígeno en el aire. Las microalgas y sobre todo las cianobacterias (algas procatiotas) son especialistas en producir grandes cantidades de oxígeno (O2) durante la fotosíntesis.
  3. Reciclaje de nutrientes: En un sistema autosuficiente y casi cerrado como el que se planea para Marte es esencial que el reciclaje de nutrientes se lleve a cabo de manera eficiente*. Las microalgas pueden asimilar el dióxido de carbono del ambiente para sintetizar nutrientes y también recuperar fósforo y nitrógeno que excretamos a través de la orina. Con este sistema y unos pasos más, se pueden purificar aguas resiguales para volver a ser consumidas.
  4. Protección contra la radiación: La radiación que llega a la superficie de Marte es mucho más intensa que la que tenemos en la tierra. Se han propuesto edificios para las colonias hechos de plástico reciclado y transparente donde las paredes dejarían una capa de agua en medio para hacer crecer las microalgas. Esta biomasa de algas que rodearía las casas protegería de la radiación y al mismo haría la fotosíntesis. Además, la biomasa en exceso que se forme puede servir para alimentar animales de la colonia o las mismas personas.

*Basta con imaginar qué pasaría si en Marte y durante el viaje espacial no se reciclara la orina. El agua necesaria ocuparía entre el 80 y 90% del espacio en la nave, a un costo de casi 20.000 € por litro de agua. Enviar constantemente litros de agua en Marte para suplir a los residentes sería simplemente un disparate.

(5?) Terraforming o terraformación

El último paso (o primero) puede ser crear una atmósfera habitable similar a la de la tierra. De ahí el concepto de «terraformar», que implica transformar el ambiente para que los humanos puedan habitar superficie del planeta sin necesidad de aire en bombonas ni trajes de astronauta. De entre la gran lista de retos para terraformar, sólo nos centraremos en el oxígeno, que es un elemento proporcionable por los microorganismos. Sería necesario aumentar la concentración de O2 hasta unos niveles del 21% como en la tierra y el proceso tardaría como mínimo cientos de millones de años. Se cree que la atmósfera comienza a llenarse con oxígeno sólo después de que los otros principales reservorios ya sean llenos. Así pues, primero se debería saturar la litosfera y también la biosfera, que juntas amasan el 99.5% del oxígeno en la tierra. En contraposición, la atmósfera contiene el 0.5% (Walker, 1980).

Como ya os habréis imaginado a estas alturas, los organismos fotosintéticos encargados de liberar el oxígeno para llenar la atmósfera son las microalgas; y lo hacen de manera mucho más eficiente que cualquier planta. Históricamente, las cianobacterias (algas procariotas) fueron los primeros en contribuir con la formación de oxígeno (hace 2.4 billones de años) hasta que más tarde aparecieron las primeras algas eucariotas (hace 2 billones de años).

A pesar del interés de la propuesta, con la tecnología actual no es factible llevar a cabo este proceso transformador, principalmente porque cualquier cambio climático que se propone se basa en el efecto invernadero producido por un incremento de CO2 atmosférico. Pero Marte tiene una presión muy baja en la atmósfera y no retiene suficiente dióxido de carbono para provocar el efecto invernadero.

Así que a la espera de futuras tecnologías que hagan viable el proceso terraformador … este ya ha inspirado artistas y diseñadores, dando lugar a una serie, una película e incluso un juego de mes!

 

Referencias

  • J. Masojídek, G. Torzillo (2014) Mass Cultivation of Freshwater Microalgae. Reference Module in Earth Systems and Environmental Sciences, Elsevier, ISBN 9780124095489, https://doi.org/10.1016/B978-0-12-409548-9.09373-8.
  • JCG. Walker (1980) The oxygen cycle in the natural environment and the biogeochemical cycles, Springer-Verlag, Berlin, Federal Republic of Germany (DEU).
  • https://mars.nasa.gov/news/8358/mars-terraforming-not-possible-using-present-day-technology/
  • https://www.nasa.gov/mission_pages/station/research/experiments/2552.html

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *