cleaning our mess pollutants contaminantes contaminants emergents emerging concern emergentes bioreactor pharmaceuticals fármacos fàrmacs degradació eliminació hospital aigues aguas residuals residuales wastewater hospital treatment plant tractament aigüa agua aguas aigües hormones hormonas pills pastillas degradación degradació biodegradació removal eliminació eliminación adsorción adsorció absorció absorption adsorption

Limpiando nuestros desastres.

Limpiando nuestros desastres.

Contaminación.

Cuando escuchamos esa palabra probablemente nos vienen a la cabeza las emisiones de coches y fábricas, derrames de petróleo, residuos tóxicos a los ríos, o recientemente, los plásticos en el fondo marino. Estos son términos amplios que pueden englobar diferentes sustancias que amenazan nuestra salud o la del medio ambiente. Hay muchas maneras de clasificar los contaminantes, ya sea según su toxicidad, concentración, o ambiente donde se encuentran, entre otros.

Recientemente han ganado atención los llamados «contaminantes de preocupación emergente» o «contaminantes emergentes«. En este amplio grupo encontramos sustancias generalmente poco estudiadas o de las que no se hace un seguimiento al medio ambiente. Esto generalmente es porque la sustancia puede haber sido sintetizada recientemente o también porque hasta ahora no se disponía de técnicas analíticas suficientemente sensibles para detectarla al medio ambiente en bajas concentraciones.

No penséis que estamos hablando de cosas desconocidas para el público general!

Ejemplos de contaminantes emergentes son:

  • Fármacos (antibióticos, analgésicos, anti inflamatorios, drogas psiquiátricas…)
  • Productos de cuidado personal (cremas solares, fragancias…)
  • Tensioactivos (detergentes, emulsificadores, espumantes…)
  • Nitrosaminas (parte de cosméticos, tabaco, y productos elásticos como preservativos y globos)
  • Retardantes de llama (aplicados a diversos productos para evitar o retrasar la combustión en caso de incendio)
  • Aditivos de combustibles, plastificantes, y un largo etcétera …

Estos contaminantes se encuentran ya de manera persistente en nuestras aguas residuales y el problema que hay es que las plantas de tratamiento de agua no están preparadas para eliminarlos. Mientras estamos a la espera de que se regule la presencia de estas sustancias a nivel europeo (se estima que la regulación estará lista en los próximos años), muchos países han optado por establecer criterios propios y los investigadores han comenzado a trabajar en soluciones.

¿Qué pintan aquí los microorganismos?

Buena pregunta. Hay sistemas de tratamiento físico-químicos (conocidos como tratamientos terciarios) que permiten eliminar muchos de los contaminantes emergentes del agua pero a unos costes energéticos demasiado elevados. El uso de sistemas biológicos es prometedor por su eficacia pero también por su sostenibilidad. En esta ocasión veremos muy por encima algunos sistemas y en futuras publicaciones ya profundizaremos en que los hace funcionar.

¿Quién?

Microalgas en el tratamiento de aguas residuales urbanas: Las algas ya hace tiempo que se estudian como alternativa a los tratamientos con fangos activados que encontramos de manera convencional en las plantas de tratamiento de agua. Aparte de consumir materia orgánica y contaminantes inorgánicos, también pueden eliminar contaminantes emergentes como hormonas, utilizadas en contraceptivos (que llegan a las aguas después de ser excretadas por las personas).

Hongos en el tratamiento de aguas residuales hospitalarias: Algunos hongos ya se han estudiado mucho en el tratamiento de aguas residuales urbanas y ahora se utilizan para tratar aguas de origen hospitalario, que tienen mayor concentración de fármacos. A través de sus enzimas y metabolismo especializado, hongos que normalmente encontramos alimentándose madera pueden ayudar en la degradación de sustancias complejas.

Bacterias: Están presentes en todas partes, como los hongos y las microalgas, pero en más elevadas concentraciones. Sus metabolismos diversos acompañan tanto a las algas como los hongos en los procesos de degradación que se ponen a punto actualmente. A veces se pueden añadir especies conocidas en los sistemas de tratamiento o simplemente se pueden favorecer especies indígenas de las aguas residuales para sacar un beneficio.

¿Cómo?

Los contaminados pueden ser 1) degradados o bien simplemente 2) eliminados del sistema.

  1. La primera opción es la óptima, pero por desgracia no siempre es posible encontrar especies que degraden cada contaminante. Bacterias, hongos y algas pueden degradar contaminantes a través de mecanismos de desintoxicación pero también a veces los utilizan como fuente de energía o carbono para crecer!
  2. Por mecanismos de adsorción o absorción (que capturan sustancias en el exterior o interior de la célula) podemos extraer los contaminantes del agua. Las algas han sido muy estudiadas en este aspecto pero en cualquier caso es necesaria una buena gestión de los residuos que obtenemos porque la biomasa que se genera habrá acumulado contaminantes al lo largo del tiempo.

Amor y odio, dos caras de la misma moneda.

Ya hemos dejado entrever a lo largo de las publicaciones que no se puede clasificar a los microorganismos como «buenos» o «malos». En este caso tenemos un ejemplo más; y es que alguno de los microorganismos correlacionados con la eliminación de antibióticos en bioreactores también se encuentra causando infecciones oportunistas en hospitales! [ref 1, pag 101-103]

adsorción absorción degradacion

Referencias.

  1. Parlade E. Microbial communities driving Emerging contaminante removal. Impact of treated Wastewater on the ecosystem.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *