La vuelta al cole – Analizando noticias sobre ciencia

La vuelta al cole – Analizando noticias sobre ciencia

Ahora que volvemos de vacaciones puede que nos sintamos un poco estresados. Y para ello recuperamos y analizamos una noticia de La Vanguardia de mediados de Julio, titulada “Hallan una bacteria que podría ser clave en una futura vacuna contra el estrés” (1).

A parte de hablar del estrés y de dar algún consejo para combatirlo, esta noticia explica que un grupo de investigadores han conseguido tratar el estrés en ratones administrándolos un lípido aislado de Mycobacterium vaccae.

Pero vamos a analizar esta noticia con mas profundidad. Estudios recientes han demostrado que la inmunización con M. vaccae, una bacteria ambiental conocida desde 1964, evita determinadas respuestas del sistema inmunitario “exageradas” por culpa del estrés (2). Es decir, que cuando estamos estresados nuestro sistema inmunitario actúa más intensamente que cuando estamos tranquilos. Esto no siempre es bueno, dado que esta activación podría llevarnos a desarrollar enfermedades auto-inmunes (3), una enfermedad en la que nuestro sistema inmunitario se gira en contra de nosotros mismos. Cuando inyectamos M. vaccae como si fuese una vacuna podemos controlar, incluso evitar, esta sobre-actuación del sistema inmunitario relacionada con el estrés.

El objetivo del estudio del que habla el artículo de La Vanguardia, publicado en la revista Psychipharmacology (4), era encontrar compuestos responsables de este efecto anti-inflamatorio en M. vaccae. Y los resultados son que el ácido 10(Z)-hexadecenoico, un ácido graso libre de la pared de M. vaccae, disminuye la secreción de proteínas pro-inflamatorias en células inmunes de ratón, cuando estas se ponen en contacto con compuestos inflamatorios. Es decir, si tenemos un cultivo de células de sistema inmunológico obtenidas de ratón y las tratamos con un compuesto que estimula la inflamación, si también añadimos el ácido graso de M. vaccae el efecto inflamatorio no es tan fuerte. El estudio concluye que son necesarias mas investigaciones pero que bacterias como estas, bacterias ambientales y que a menudo se encuentran en nuestra piel y mucosas, tienen un gran potencial en el tratamiento de enfermedades inflamatorias y desordenes psiquiátricos relacionados con el estrés, en los que se han descrito inflamaciones inapropiadas como factores de riesgo.

Células inmunitarias de ratón (rojo) en contacto con M. vaccae (verde). Imagen propiedad de Marta Llorens.

Si analizamos el título del artículo de La vanguardia juntamente con la información que hemos leído en el artículo original vemos que el equipo del Doctor Lowry no ha descubierto M. vaccae, dado que esta bacteria se conoce desde 1964, y tampoco se plantean una vacuna contra el estrés. Su objetivo no es tratar el estrés, sino los efectos inflamatorios asociados al estrés, y esto lo prueban en células de ratón, por lo tanto no han conseguido tratar el estrés en ratones, tal como parece indicar la noticia de La Vanguardia.

La intención de mis palabras no es desacreditar los artículos de La Vanguardia ni de ningún otro periódico, sino pedir que las noticias sean más rigurosas y menos sensacionalistas, y al lector más cabeza fría y menos credulidad.

Para más información sobre los efectos beneficiosos de M. vaccae os recomiendo echar un vistazo a los estudios anteriores del Dr Lowry en la Universidad de Bristol (5).

 

Referencias:

  1. Artículo de La Vanguardia
  2. Artículo científico
  3. Blog académico
  4. Artículo científico
  5. Blog académico

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *