Revistas científicas, datos manipulados y científicos activistas

Revistas científicas, datos manipulados y científicos activistas

Hace años que algunos ponen en duda el mundo editorial científico. Pero ¿quién son y de qué nos hablan?

Hoy hemos querido contar con más detalle como funciona el sistema de publicaciones de artículos y quién son algunas de las personas que lo están revolucionando

Antes de empezar a hablar de algunos de estos científicos, se debería entender cómo funciona el mundo editorial. Cuando un científico quiere publicar sus resultados el proceso que se sigue se puede resumir en tres pasos:

1. Envío del manuscrito a la revista: El científico envía su trabajo a una revista, con el compromiso de que no lo ha enviado a ninguna otra. El trabajo es revisado por los editores de la revista, que deciden si el trabajo puede avanzar hacia la siguiente fase.

2. Peer review o revisión por pares: En este punto, científicos expertos en el ámbito revisan el trabajo y le dicen a la editorial si es bueno y se debe publicar o rechazar. Estos científicos expertos no tienen nada que ver con la revista y no cobran nada por hacer este trabajo. Cabe destacar, también, que los autores del trabajo no saben quién revisa su trabajo, pero los revisores sí saben el nombre de los autores. Normalmente los editores envían el artículo a diferentes revisores y comparan sus visiones para tomar la decisión sobre la publicación.

3. Pagar por publicar: Si finalmente la revista decide publicar el artículo, cobra a los autores para poder hacerlo, supuestamente para cubrir los gastos de la publicación. El precio de publicación depende de la revista, su «prestigio» y su factor de impacto, pero puede ir de los 1000 € a 4000 €. Algunas revistas también dan la posibilidad de publicar en abierto, pero evidentemente esto hace  que suba el coste de publicación.

En un sistema basado en que los científicos tienen que pagar precios desorbitados por publicar, otros científicos revisan y editan de manera gratuita (o bien a cambio de tarifas reducidas para publicar o suscripciones) y que a la vez hace pagar a los científicos para tener acceso a los artículos, es fácil imaginar que los beneficios son bastante altos.

 

Alexandra Elbakyan y Sci-Hub

Hoy en día prácticamente todos los científicos usan Sci-Hub. ¿Qué es, cómo se creó y porqué?

Alexandra Elbakyan se licenció en ciencias de la computación y lleva años trabajando en investigación. En 2009, cuando hacía su tesis, se encontraba con el problema de que constantemente necesitaba pagar para tener acceso a artículos científicos. El precio de un artículo, rondaba los 30 dólares. Normalmente, las universidades y centros pagan una suscripción a las revistas para que la gente que accede desde sus redes pueda tener acceso, pero depende de qué se pague se tendrá acceso a más o en menos artículos. Alexandra Elbakyan, que no podía hacer frente a este coste por artículo, se puso a investigar cómo piratear los mismos para poder acceder. Dos años más tarde nacía Sci-Hub, una web que te permite descargar millones de artículos de forma gratuita.

Captura de la página de inicio de Sci-Hub

Evidentemente, esto no gustó a las revistas científicas, la revista Elsevier incluso presentó una demanda contra ella. Perdió el juicio (aunque ella no pagó la multa que le impusieron, ya que vive en Rusia, fuera de la jurisdicción de los Estados Unidos) y se obligó a cerrar Sci-Hub, que rápidamente volvió a abrir con otro dominio.

Toda esta historia nos lleva a pensar, porque Sci-Hub hizo enfadar tanto a las revistas pero no a los investigadores?

El porqué los investigadores no están enfadados con Elbakyan, más bien al contrario, algunos la llaman la «Robin Hood de la ciencia», es fácil de entender habiendo entendido el funcionamiento editorial. Los científicos generan el contenido de las revistas, tienen que pagar para publicar y volver a pagar para leer lo que han publicado los otros. Es por eso que probablemente Elbakyan no ha tenido detractores personales, sino que aquellos que se han opuesto a Sci-Hub son las revistas que veían peligrar sus beneficios. De hecho, cada vez se descargan más artículos de Sci-Hub.

Downloads per day on Sci-Hub for months with access logs. Himmelstein, D. S. et al. eLife 2018;7:e32822
Media de descargas por día en Sci-Hub en meses usando el registro de accesos. Himmelstein, D. S. et al. (2018) 

En los últimos años también se han empezado a crear revistas de acceso abierto. Sci-Hub se ha hecho tan popular que incluso acaba de aparecer una extensión de Google Chrome que permite, directamente, buscar el artículo en Sci-Hub y descargarlo de forma gratuita. También utilizan Telegram para cuando los cierran los dominios que usan.

Heather Piwowar, Jason Priem, Cristhian Parra y Unpaywall

Unpaywall logo
Logo de Unpaywall. Heather Piwowar and Jason Priem / CC BY https://creativecommons.org/licenses/by/4.0

En la misma línea, pero con un funcionamiento algo distinto, existe Unpaywall. Estos tres científicos informáticos se pasaron una noche, después de un congreso, trabajando en este proyecto. Principalmente lo que hicieron fue desarrollar un software que busca en las redes localizaciones donde los artículos están disponibles de forma gratuita. Es decir, que si encontramos un artículo que aparentemente se debe pagar, Unpaywall busca si existe en acceso abierto a algún otro lugar y te dirige a él. Unpaywall también funciona mediante una extensión del navegador.

Más allá del acceso abierto; el falseamiento de datos

El hecho de que cada vez sea más fácil acceder a todos los artículos, permite que todo lo que se publica esté más revisado y vigilado por parte de los científicos que lo leen. En los últimos años numerosos escándalos sobre falseamiento de datos en publicaciones han salido a la luz. Para hablar de ello, creemos conveniente explicar quiénes son aquellos que se han hecho famosos por denunciar este tipo de corrupciones.

 

Leonid Schneider y las denuncias al mundo científico

Si Alexandra Elbakyan puso en duda el modelo de las revistas científicas, Leonid Schneider, un periodista científico e investigador, ha puesto en evidencia directamente la veracidad de las publicaciones científicas. Schneider es el creador de la plataforma «For Better Science» y denuncia que en el mundo científico sólo se da voz a las élites. En cierto modo, lo que dice es que se dan ciertos privilegios a algunos científicos y esto crea una fama que provoca que todo lo que hacen estos científicos sea incuestionable. En este proceso participarían desde las revistas editoriales hasta los políticos. Lo que pretende con «For Better Science» es ser un medio para criticar el trabajo de otros, el fraude o el incumplimiento ético, independientemente de tu estatus. También tiene una cuenta de Twitter, @schneiderleonid, en la que también expone y critica lo que él cree que son corrupciones, favoritismos o malas praxis.

Leonid Schneider es conocido por haber destapado grandes escándalos en el mundo de la ciencia y ha ido a juicio contra varios investigadores. Por su carácter mediático, le han hecho muchas entrevistas (recopiladas en su página web). En castellano podéis leer una entrevista que le hicieron la gente de Investigadores en Paro aquí.

¿Cuáles son las fuentes de Leonid Schneider? Hablamos de PubPer

Él mismo dice que todo lo que investiga es material que le envía la gente, pero también artículos que se cuelgan en PubPeer. PubPeer es una de las varias plataformas existentes que permite que todos puedan hacer las famosas «peer reviews» de las que hemos hablado antes, una vez publicados los artículos. Ellos mismos se definen como «the online Journal Club». Es decir, promueven que toda la comunidad científica pueda participar de forma activa y se pueda valorar y juzgar el trabajo de los demás. Este tipo de plataformas han dado pie a que muchos otros científicos se hayan animado a realizar tareas de verificación de resultados.

Elisabeth Bik y su trabajo buscando falseamiento de datos

Leonid Schneider quizás adopta una postura más de activista o lucha contra las élites, mientras que Elisabeth Bik es una de las caras más visibles en la verificación de datos en artículos científicos. Microbióloga de profesión, ha pasado de la investigación a ser consultora científica. Principalmente se dedica a buscar falseamiento de resultados, imágenes retocadas mediante Photoshop u otros editores. Tiene un blog personal, Science Integrity Digest, en el que cuelga algunos casos.

En su cuenta de Twitter, @MicrobiomDigest, de vez en cuando, también lo hace como si fuera una especie de juego, colgando imágenes de artículos y preguntando a sus seguidores si son capaces de encontrar los retoques o errores.

Repositorios de preprints: arXiv, medRxiv, bioRxiv y similars

Captura de la página de inicio de bioRxiv

Con todo lo que hemos contado, todo apunta a que la ciencia cada vez es más abierta a todo el mundo. Otros de los contribuidores a ello son los repositorios de preprints. Estos son artículos que todavía no han pasado el proceso de revisión por pares. Estos repositorios permiten que los lectores comenten los artículos, y por lo tanto se deja que toda la comunidad científica pueda revisarlos, igual que en PubPeer, con la diferencia de que los artículos aún no han sido publicados. bioRxiv está enfocado a la investigación en las ciencias biológicas, arXiv fue el primero que se creó y sobre todo se colgaban papeles del campo de la física y medRxiv está encarado a los estudios de ciencias de la salud y medicina.

En estos meses de pandemia por la COVID-19, bioRxiv ha sido una de las principales fuentes de diseminación de resultados. La ventaja, como ya hemos dicho, es que los artículos pueden ser vistos y leídos por todos antes de su revisión y publicación. Asimismo, esto puede tener un inconveniente que es que se difunden de manera muy rápida artículos y resultados que no han sido verificados por nadie y uno tiene que hacer el trabajo de leérselo con calma y buscar si lo expuesto puede ser contradictorio o incluso, como ya hemos explicado, con datos falseados.

Esto plantea la siguiente duda; somos capaces de evaluar de forma personal todo el contenido científico?

Es muy difícil que a nivel personal un investigador pueda hacer su trabajo ya la vez dedicarse a revisar todo lo que lee constantemente. Por suerte, uno de los grandes avances de los últimos años es el deep learning o aprendizaje profundo, que permite que sistemas informáticos hagan análisis automáticos muy complejos. Gracias a estas herramientas se ha creado scite; un programa que analiza de forma automática cómo un artículo es citado por otros, de tal modo que se crea una clasificación de otros artículos que apoyan o contradicen las evidencias. Por lo tanto, es una herramienta que, si bien no permite encontrar directamente si los datos son falseados o no, sí permitiría ver aquellos resultados en un contexto más amplio para saber si hay otras demostraciones de que lo que se afirma sea cierto.

Captura de la página de inicio de scite

En definitiva, el fácil acceso al contenido científico ha revolucionado un sistema que, según muchos, sólo beneficiaba a unos cuantos. Pero además, ha puesto al alcance la información a todo el mundo y esto ha provocado que todo esté mucho más revisado. Muchos afirman, que, del mismo modo que se ha creado scite, en los próximos años se irán desarrollando otros softwares que detectarán directamente si las imágenes de un artículo están falseadas y cada vez será más fácil identificar malas praxis.

Hablando en nombre de Micronautes, pensamos firmemente que el conocimiento debe ser público y estar al alcance de todos. También esperamos que esta vigilancia a la que ahora estamos sometidos alerte a los que están dispuestos a falsear sus resultados con el único fin de publicar. El fraude científico perjudica sobre todo a los científicos, retrasa el trabajo de otros y da herramientas a los que ponen en duda la veracidad de la ciencia para atacarla.

Referencias

  • Imagen destacada: 2020. [image] Available at: <https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/7/7e/Scientific_citations.png> [Accessed 25 May 2020].
  • Es.wikipedia.org. 2020. Alexandra Elbakyan. [online] Available at: <https://es.wikipedia.org/wiki/Alexandra_Elbakyan> [Accessed 21 May 2020].
  • Aluffi, G., 2020. Entrevista | “Es Cierto: Robo A Los Editores Para Dárselo A Los Científicos”. [online] EL PAÍS. Available at: <https://elpais.com/elpais/2017/02/06/ciencia/1486399819_243966.html> [Accessed 21 May 2020].
  • Mingarro, I., 2020. Editoriales Científicas: De La Necesidad… Negocio. [online] Sebbm.es. Available at: <https://www.sebbm.es/web/es/divulgacion/rincon-profesor-ciencias/articulos-divulgacion-cientifica/2469-editoriales-cientificas-de-la-necesidad-negocio> [Accessed 21 May 2020].
  • Monbiot, G., 2020. La Estafa De Las Revistas Científicas Se Acerca A Su Fin. [online] eldiario.es. Available at: <https://www.eldiario.es/theguardian/estafa-revistas-cientificas-acerca-fin_0_814368712.html> [Accessed 21 May 2020].
  • Villatoro, F., 2020. El Coste Real De Las Publicaciones Científicas, Ese Gran Desconocido – La Ciencia De La Mula Francis. [online] La Ciencia de la Mula Francis. Available at: <https://francis.naukas.com/2013/03/28/el-coste-real-de-las-publicaciones-cientificas-ese-gran-desconocido/> [Accessed 21 May 2020].
  • Else, H. 2018. How Unpaywall is transforming open science. Nature 560, 290-291. doi: 10.1038/d41586-018-05968-3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *